04 mayo 2014

Como limpiar las alcachofas


la identica ricetta in Italy icon
La otra mañana paseando entre las hileras de las alcachofas me dí cuenta que ya habían nacido unas cuantas, asiqué comencé a recolectarlas con mi canastito y juntando, juntando, con todo mi contento, me dí cuenta que habían nacido tantas que el canasto ya no me alcanzaba!! y busqué un cajón........

Me sucede siempre, en circunstancias como estas, donde no sé que hacer con los excesos de producción, de sentirme invadir por el ansia!!!! porqué sé muy bien que dentro de pocos días, esta misma situación se repetirá, lo mismo sucederá la semana que viene y la otra.......
Es difícil para quien estuvo acostumbrada por una vida a ir al verdulero a comprar las cantidades que efectivamente necesitaba, (ni una más ni una menos), a encontrarse de golpe cuando menos uno lo piensa con estas lindas sorpresas!!!
Por suerte después me calmo, me armo de paciencia y comienzo a limpiarlas......     Quitando las hojas duras y verdes exteriores, cortando la punta y pelando el tallo hasta dejarlo a la vista.  Luego corto a la mitad la alcachofa y a su vez la vuelvo a cortar en 3-4 partes, eliminando eventuales pelitos (o barba que se llame) que tenga dentro su corazón.                            Solo que antes de comenzar con esta operación debemos saber que las alcachofas apenas comenzamos a cortarlas cambian color a contacto con el aire, se ponen inmediatamente negras; para evitar este inconveniente yo adopto dos sistemas distintos, pero muy validos los dos: en un recipiente pongo agua fría y le agrego un buen puño de harina que hago disolver, o en su lugar agrego el jugo de 1 limón y el limón mismo. Mano a mano que voy cortando las alcachofas las voy poniendo en este líquido y las dejo ahí hasta el momento en el cual deberé cocinarlas, naturalmente las enjuago bine antes de proceder en la cocción.  
Con la mejores hojas de descarte, quando tengo tantas alcachofas me da lástima tirarlas, preparo una crema, más allá que realizar la misma con los corazones de la alcachofa.


Si en cambio necesitamos las alcachofas para hacerlas rellenas o para conservarlas en aceite, la operación es idéntica con la diferencia que no la cortaremos en pedazos dejándolas enteras.
Para prepararlas en aceite mi consejo es de lavar antes los alcauciles, luego de cortar el limón y exprimirlo, un poco con las manos, volcando el jugo dentro un recipiente lleno de agua fría, y utilicen lo que queda del limón para frotar los alcauciles a medida que los iremos cortando antes de sumergirlos en el agua acidula. No los enjuaguen, es mejor escurrirlos solo un poco antes de hervirlos en el vinagre.
Si en cambio los haremos rellenos trataremos delicadamente de abrirlos haciendo presión desde la parte interna hacia afuera; quedará como lo que es: una flor! e igualmente los sumergiremos en el agua con el limón o la harina hasta cuando no habremos terminado de limpiarlos todos, enjuagando los alcauciles antes de cocinarlos , 

Y ahora a preparar exquisitas y variadas recetas!!!! 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario