25 julio 2014

La leyenda del CEIBO, flor nacional de la argentina





se vuoi leggerlo in Italy icon
Mi intención, con este blog como ya he dicho otras veces, es esa de contar las costumbres, los usos y tradiciones de este país que es Italia y sobretodo de mi región adoptiva, el Abruzzo, a mis familiares que viven en Argentina. Pero hoy, mirando noticias por aquí y allá, he topado en esta foto y he sentido un latido tan fuerte en mi corazón! Y, si no les molesta, hoy quiero invertir la situación y quiero hacerles conocer y contar, a mis amigos y familiares italianos, la leyenda de la flor nacional de la Argentina: el CEIBO.                                   Una flor que me trae tantos recuerdos infantiles, por suerte no solo de estudios, sino sobre todo de vivencia....una vecina de casa tenía este hermoso árbol, y junto con una amiguita, teníamos solo 6 años, íbamos a robar  sus flores.......es una lástima que no tengo una entre mis manos, les haría ver que es lo que hacíamos con ellas......... Disculpen, me he dejado llevar por los recuerdos........
Les decía, cuenta la leyenda, transmitida oralmente, que en una tribù guaranì, belicosa y guerrera, que vivan en las riberas del río Paraná había una joven de aspecto rudo y muy fea, pero era audaz y muy valiente, de animo noble y poseía una voz maravillosa; su nombre era Anahí. Ella cantaba con mucha dulzura las canciones inspiradas a sus dioses y al amor por la tierra de la cual eran padrones, y toda la tribu permanecia absorta escuchandola. 
Pero llegaron los conquistadores españoles, los aguerridos hombres blancos, que arrasaron el campamento, arrebatandoles la tierra, los ídolos y la libertad. Anahí lucho junto a los guerreros de
su pueblo, para defender su familia y toda la comunidad. Y lo hizo con increíble bravura y coraje, revelándose una grande guerrera y despertando admiración sea en los defensores qu en los atacantes. 
Pero toda lucha fue vana delante de las armas de los invasores que salieron vencedores, y entre otros sobrevividos también Anahí fue tomada prisionera, pero solo ella fue llevada atada por miedo a su rebelde fuerza de luchar.
Después de varios días de dolor, sufrimiento y llanto, finalmente una noche, la centinela, encantado por su dulce canto si adormeció y Anahí no se hizo perder la oportunidad de escapar; solo que otro soldado español la vio huir y dio el alarme. Perseguida, muy presto la alcanzaron y fue nuevamente capturada y condenada a morir en la hoguera.

Una noche de luna llena, Anahí fu atada a un palo y bajo sus pies los montones de maderas  comenzaron a arder; no un grito, no un llanto, no un lamento: el sacrificio de su muerte era la herencia que dejaba a su pueblo y debía servir de ejemplo para continuar en la lucha por la libertad. 
Se cuenta que al alba, cuando el humo era ya casi desvanecido, de las cenizas se elevaron chispas rojas que parecía que danzaban; en el lugar del palo si erguía una lozana planta con hojas verdes relucientes y en el lugar de las chispas racimos de flores rojas...la sangre de Anahì que goteaba.

"El Ceibo representa el alma indomable de una estirpe que no quiere morir" y Anahí una de las tantas mujeres valientes que han luchado por la libertad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario