25 abril 2015

inmigraciones a comparación: 1975 vs. 1947

se vuoi leggerlo in Italy icon
Fecha estelar 25.04.1975 diario de abordo....diría el capitán Kirk del Enterprise.....

Continuo a recorrer emocionalmente el viaje hecho 40 años atrás, me es imposible no pensar en esos días y no continuare mi diario......naturalmente sin ir sobre lo personal:
Después de haber salido del puerto de Buenos Aires, con el buque Eugenio "C" comenzaba una nueva experiencia difícil de olvidar donde, entre la confusión emotiva y la novedad de esta ciudad flotante que balanceaba, era difícil entender si se estaba dejando la propia tierra o si se había salido por un cruce, dado que el día venía organizado con todo tipo de distracción y divertimiento ....



Los primeros dos días navegamos todavía a lo largo de la costa brasileña, atracamos a Santos y el día siguiente a Río de Janeiro con las guías que nos hacían visitar la ciudad y que nos daban pequeñas informaciones sobre la historia de ellas....en los siguientes 10 días estuvimos en medio al océano, donde más allá de las gaviotas y de los delfines no se veía otro....y entre juegos que se organizaban en la piscina, almuerzos y cenas a tema, cine, juegos postmeridianos, bingo y bailes por las noches no es que lo escuchaba tanto a mi padre que me contaba del viaje que él había hecho 30 años atrás y de como había sido distinto.....

Por cuanto la Argentina recibiera todavía los inmigrantes en el 1947, habían reglas rígidas de tener que respetar, por lo poco que sé lo eran aún más en los Estados Unidos.
Te daban la autorización a partir solo si ya habías tomado contactos, por medio de un conocido que vivía y trabajaba ya en Argentina, y te habían fijado un trabajo; ademas debías tener un lugar donde ir a dormir. Si todas estas condiciones estaban cumplidas podías embarcarte, te tomaban las huellas digitales, venías fichado y de ahí en adelante comenzaba un viaje largo 30 días donde no habían ni piscinas, ni bailes ni divertimiento....solo un grande mal de mar que dejaba a muchos en las literas sin comer por días......
Una vez llegados a destinación subían a bordo de cada nave una junta de visita que constataban la documentación exigida, efectuaban una visita medica y confirmaban o menos el desembarque a cada uno de los inmigrante.

Una vez desembarcados venían acompañados al "Hotel Inmigraciones" que se encontraba en el mismo puerto y, siempre recordando lo que mi padre me contaba, ahí pasarían la cuarentena.
El complejo estaba compuesto por distintos pabellones donde, más allá del hotel donde podían dormir hasta tres mil personas en enormes habitaciones dislocados en tres pisos y el comedor en planta baja, había un hospital y una oficina de trabajo.....

Sería demasiado polémico querer confrontarlo con la realidad que vivimos hoy en Italia..... no es este mi intento.

Quiero en cambio concluir contándoles que el hotel hoy se a vuelto un "museo nacional de la inmigración", y me auguro de poder, primero o después, visitarlo  consiente que por ahí no solo a transitado mi padre sino también tantísimos italianos que han marcado una historia.....

No hay comentarios.:

Publicar un comentario