28 mayo 2014

Huertos urbanos en Basilea - Suiza






se vuoi leggerlo in Italy icon
Si se han preguntado el porqué de este (no tan largo) silencio, les respondo, muy detalladamente, contándoles que he estado curiosando en los huertos ajenos, y no solo en los huertos! He estado trascurriendo unos días en Suiza, y precisamente en Basilea,.....tendría tanto por contar, pero me limitaré a decirles que, mientras recorríamos la ruta antes de llegar a la destinación final, admirando el paisaje, las casas, las mandrias de ovejas y de vacas, en un determinado momento pensé que iban a salir corriendo, en medio de esos prados, Heidi y Pedro .......
Es sorprendente, mirando en otros alrededores bien lejanos, como uno se siente completamente en otro mundo y como cada detalle llame la atención, .........


Naturalmente era imposible no dejarme sorprender, mientras atravesábamos ciudades y pueblos, por ese subseguirse de varias zonas cultivadas.....  
Mi curiosidad encontró tranquilidad solo después de haber recorrido uno de los tantos huertos urbanos comunitarios, y demás queda decir que me sentì como estando en casa, porqué si es verdad que de diferencias habìan a millones......pero los hinojos eran hinojos!!!, al igual que ese amor de cultivar cada uno sus proprias pasiones; ese mismo empeño de seguir creando un angulo personal donde crecer; el mismo respeto por el ambiente y por la propria tierra; todo idéntico.......más allá de toda diversidad.

Superado el primer impacto delante de la cancela principal, donde me pareció que no habían prohibiciones de entrada (no entiendo una palabra de alemán y los suizos, de parte suya, son muy rígidos!!) me hice fuerza y entré....      

era todavía temprano, así qué pude recorrer cada rincón en un solitario silencio....
Increíble la precisión y el cuidado: todo loto bien delimitado por sus calles y con sus nùmeros cívicos; donde algunos las casitas de herramientas las convirtieron en verdaderas casas con sus cancelas individuales y donde muchos otros exponen las banderas de pertenencia...

 Avancé por cada huerto individual admirando la diversidad entre unos y otros; comparandolos con mis sistemas de cultivo y con las costumbres que comparto "las composteras", con sistemas que he visto solo en otros sitos o blog "las casas para los insectos" y descubriendo novedades muy modernas y originales "las cañas para los tomates"......  


Y sin darme cuenta las horas habían pasado y todo el huerto se había llenado de vida y de actividad: llegando todos rigurosamente en bicicleta y en un silencio solo nórdico!!!! 
Tuve la suerte de encontrar una señora portuguesa muy gentil, creo que reconocimos ser latinas!, que me hizo visitar su huerto y su casa, contándome que, los municipios suizos, ponen a disposición de los pensionados, a un precio irrisorio, los terrenos incultos haciéndoles pagar solo el consumo del agua que utilizan, en cambio ellos tienen limpias zonas poco descentradas. 
Teresa me contaba de como había descubierto un mundo nuevo, de sentirse muy productiva y enérgica y de como sus días eran menos tristes.....Me decía, que el domingo el huerto se convierte en un hervir de personas que trabajan, almuerzan y transcurren todo el día en compañía.


Y esta es otra realidad que demuestra la necesidad de volver a una vida siempre más humana......o por lo menos yo así lo sentí y de esta manera lo viví.....respirando a todo pulmón el aire de mi casa en una tierra lejana!





No hay comentarios.:

Publicar un comentario